Reabren salas de cine en Barranquilla y Soledad: ¿cómo será todo?

Por Ronald Rangel Ramírez

 

Este jueves vuelve el cine a Barranquilla. Nadie sabe si en medio de esta pandemia las cosas puedan llegar a ser medianamente parecidas a lo que fueron hasta principios de este año, cuando a manera de virus estalló algo peor que la temida bomba nuclear con la que se nos amedrentó a lo largo de décadas.

Ir a cine es una cosa que muchos echan de menos. No ver películas, que las hay y muy buenas disponibles en muchos rincones del streaming y la red. Lo que se extraña es el plan de ir a cine, con todo lo que ello implica.

Planificar, encontrarse con amigos o familiares, mirar reseñas de la cinta, luego las filas, las crispetas y demás chucherías, la sala oscura y refrigerada, el reflector, el sonido envolvente y después el comentario a la salida sobre la trama, los personajes, la ambientación o simplemente lo aburridor que fue.

Ese quizás sea uno de los más pequeños pero a la vez más singnificativos privilegios que nos quitó esta pandemia loca, porque hay que decirlo, en esas filas de los multiplex, se encontraban todas las clases sociales, en un ambiente sano y divertido, que encima movilizaba una cantidad considerable de recursos, generando empleo y bienestar para muchísima gente.

La lucha que el sector de los cines y teatros ha venido dando para poder reabrir con protocolos de bioseguridad ha sido intensa y de hace ya algún tiempo. En este terreno es poco lo que ha cedido el gobierno que, en principio planteó unas condiciones insólitas, como la prohibición de consumir alimentos o bebidas en las salas y un distanciamiento que haría del plan la cosa más aburrida del mundo sin tener a nadie en cuatro sillas a la redonda.

Algunos pasos se han podido dar adelante. La primera solución fue la del autocine, implementada en ciudades del interior del país con poco éxito. En Barranquilla se habló de uno en el Malecón, pero nunca se hizo realidad.

Pero a partir de este jueves, tras obtener algunas concesiones por parte del gobierno, algunas empresas como Royal Films se lanzan al vacío con el experimento del regreso de las funciones de cine, inicialmente en sus multiplex de los centros comerciales Único y Viva.

Procinal, Cinepolis y Cinemark (multiplex Gran Plaza del Sol en Soledad), también se le miden, pero el jugador más grande del mercado: Cine Colombia, no se atreve con el argumento lógico que con un aforo tan reducido (solo el 30%) la operación no es rentable desde el punto de vista económico, algo que las demás empresas asumen, pero apuestan a perder menos estando abiertos, que cerrados.

Porque las condiciones en la que reabrirán los cines son estrictas, en cuanto a protocolos. No solo estarán disponibles el 30 por ciento de las sillas, sino que se ubicarán distanciadas y aunque se logró que se les permitiera vender alimentos y bebidas, el uso de tapabocas es obligatorio en la medida en que no se esté comiendo.

Nuevos Mutantes, Las Brujas, Scooby, Perros y Gatos 3, Boonie Bears, el musical de la banda coreana BTS y Break The Silence, sumados, por ahora, a la reproducción en pantalla gigante de la Mujer Maravilla, serán las apuestas de los exhibidores en esta fase, donde la producción de películas en el mundo está frenada por cuenta de la pandemia y muchos de los títulos más esperados, aplazaron sus estrenos para 2021 o 2022.

Nadie sabe cómo será el regreso al cine. Los empresarios de la industria esperan que se dé de manera gradual, pero segura. Argumentan que el espacio del cine es mucho más seguro que muchos otros que hoy están abiertos, porque la gente no habla, no están cara a cara y porque los sistemas de aire acondicionado renuevan el aire dos o tres veces por hora, en promedio.

En este video, un experto sobre temas de Covid, habla sobre el tema:

https://www.youtube.com/watch?v=9toFhtkD64k

Comente

comments

Categorías

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Abrir chat
1
¿Necesitas más información?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?